domingo, 30 de marzo de 2014

Rogaine - Desafío Liga Centro - Hoyo de Manzanares - 15 Marzo 2014 by Txeja

Había ganas de ponerse un dorsal. Tras unos meses de invierno en los que nos dedicamos a entrenar, y recién salidos de ese cursillo exprés de orientación que pudimos disfrutar unas semanas atrás, había ganas de probarnos en competición.


Ibamos a participar en una prueba con un formato novedoso, en un terreno completamente distinto al que nos solemos desenvolver, con una participación bastante amplia, más de 100 equipos en las diferentes categorías y con unas predicciones meteorológicas inmejorables. Todo ello nos motivó para que a pesar del largo desplazamiento que teníamos por delante, decidiéramos inscribirnos. Así que nos liamos la manta a la cabeza y para allá que nos vamos. Agus y yo hacemos el viaje de víspera, llegamos a allí y conseguimos que nos dejen dormir con la furgoneta en el parking del campus universitario desde el que se dará la salida al día siguiente. Isaac y Víctor se pegan un buen madrugón para plantarse allí acompañados por Ibón y Guru que aunque no van a competir, están allí para darnos los últimos ánimos.

La prueba se divide en dos sectores. En el primero hay una primera parte a realizar a relevo, teniendo que buscar los dos componentes de equipo las mismas balizas tras realizarse el relevo. Una vez completado esto, se nos dará un nuevo mapa de orientación para ya en equipo, buscar balizas hasta completar las dos horas después del inicio de la prueba. Tras volver a meta, para el segundo sector se nos entregará un nuevo mapa y dispondremos de 15 minutos para preparar la estrategia y vuelta a correr durante 4 horas más.
Con las ideas más o menos claras toca preparar la mochila con el material obligatorio, la comida y la bebida. Con la bebida hay que andar fino ya que va a hacer bastante calor y hay que acertar con la cantidad que vamos a llevar para no quedarnos cortos o llevar demasiado peso. También aprovechamos a llevar material y comida a la zona de meta porque en la transición de un sector a otro se permite reponer lo que estimemos necesario. Con todo esto, ya estamos listos para la salida.

Hemos decidido que Víctor y yo haremos el primer relevo para pasar el testigo a Isaac y a Agus respectivamente. Así que salida y a por los mapas del relevo. Entre la salida en masa, la escala 1:5000, las balizas trampa y los nervios perdemos bastante tiempo en el relevo, mientras que nuestros compañeros lo hacen mucho mejor. Con el segundo mapa empezamos a entonarnos y encontramos las balizas bastante bien salvo un pequeño fallo. Así que en esta segunda parte del primer sector empezamos a remontar el vuelo. Al llegar a la transición el calor empieza a apretar de verdad, así que a reponer líquidos y al tema. En esta ocasión nos dan dos mapas de la misma zona, uno cartográfico y otro ortofoto. Además hay que añadir que tenemos el mapa anterior del primer sector, que podremos utilizar para buscar aquellas balizas que no nos dio tiempo a conseguir. Al principio nos cuesta manejarnos con los tres mapas y sus diferentes escalas pero poco a poco nos vamos centrando en zonas y utilizando en cada caso el mapa que mejor nos sirve. Con alguna baliza de los nuevos mapas en el bolsillo, nos centramos en el mapa de orientación especifica  del primer sector y comenzamos una muy buena racha, qué gozada! Dejamos alguna baliza pensando en recogerlas a la vuelta y nos vamos hacia las más lejanas con el mapa cartográfico. En este mapa las distancias aumentan, el calor está en todo lo alto y el cansancio empieza a aparecer. Todo esto hace que gastemos muchas energías en conseguir una lejana y solitaria baliza, lección aprendida para la próxima vez... 


Conseguimos reponernos y conseguimos alguna baliza más antes de iniciar el retorno por la zona del mapa de orientación donde se demuestra que ese mapa lo interpretamos mucho mejor ya que al final conseguiremos todas sus balizas. Vamos de vuelta a meta, no es cuestión de penalizar y además ya llevamos una buena paliza encima.
En la meta nos juntamos con Isaac y Víctor y comenzamos a analizar la jornada. Mientras preparan las clasificaciones nos vamos a por la merecida ducha y a comer lo que pillemos. Al final Isaac y Víctor quintos clasificados y Agus y yo octavos. Nos vamos muy contentos porque el mal inicio no presagiaba nada bueno y supimos darle la vuelta.
De vuelta a casa paramos cerca de Aranda de Duero para despedir y desear suerte a Isaac y a Víctor ya que ellos no contentos con la paliza, tienen prueba de Liga Norte al día siguiente a la que también irá nuestra compañera Irantzu. Pero eso ya lo tendrán que contar ellos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario