martes, 19 de noviembre de 2013

El Guindi, un día cualquiera de duatlón. By Raul.

      Bueno, ya animado por que me pidió la otra vez el presi una crónica,  ahora va esta otra.
 
      El día 17 acudí a un Duatlón de montaña con el vestuario del club y nuestros patrocinadores.
Fui un día antes pa´ dormir y descansar bien, unos días antes había estado entrenando y viendo el terreno y los trazados de los recorridos. El día de la prueba desayunar prontito, preparar toda la ropa y comprobar bicicleta, apuntarse y pagar , volver a desayunar,  llevar  material a la transición, hablar con la gente, los nervios de las carreras me hacen ir corriendo al  WC.   

     PUMP¡¡¡¡¡

     Empieza la carrera, salen todos con un petardo en el culo... y yo no tengo ninguno, a si que me quedo atrás, me hago a mi ritmo y al rato ya voy recuperando puestos, subidas y bajadas, agua charcos, barro y caídas… 2 vueltas al circuito y llego a coger la bici, la cojo con ganas y le doy fuerte, cojo muchas mas posiciones.

     Se me van subiendo los gemelos por la tensión y el ritmo, me junto con un conocido de los raid y hablamos mientras nos ayudamos un poquito mutuamente.  Llegamos a la transición otra vez donde dejamos la bici y no soy capaz de quitarme el casco ni atarme otra vez las zapatillas de correr. El amigo de los raid sale y a mi me queda apretar cordones, empiezo a correr y aguantando ya la última vuelta, helado de frío y embarrado.

     Por fin llego, ducha, estirar, comer algo, recoger bici y material.  Otra vez será…

2 comentarios:

  1. Aupa,

    Seguro que eres ese que sale en la foto comiendo chocolate??? :P

    Salu2

    ResponderEliminar
  2. Buena compañia la que tuve yo tb! si no es por tu compañia igual le daba un poco por saco a la prueba!!! vaya tiempo!

    ResponderEliminar